Mis versos malditos y Tú, luz.

El mandato de no ser feliz
La orden de cumplirlo
El deber de sustituirlo
El pecado de no hacerlo
La penitencia de serlo
El desgaste de ejercerlo
La esperanza de quererlo
La señal para obtenerlo
La libertad de vivirlo
Tú, luz cegadora, para creerlo.

Anuncios

Publicado por

Robinson

“Suponga, le dije, que un día nos rescatan ... ¿No lamentará no llevar con Usted al regreso algún tipo de diario de estos años de naufragio para que todo cuanto ha pasado no muera en el olvido?” FOE. J.M. Coetzee

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s