La vida secreta de las palabras

Te pido que me leas

Para ver, en tus ojos,

Mis ensayos

Y utilizar, tu fugaz gesto,

Como espejo de mi escritura

Y sus estragos.

Te pido que me leas

Y me preguntas

Acerca de su significado;

Qué sé yo de eso

-amiga mía-

Yo no soy más que el pararrayos!

Abro el cuaderno

Y trazó mis líneas,

Cuando empieza la tormenta,

Y me ahogo

En cada uno de sus charcos.

De un tirón;

Como charlar con el amigo.

De un tirón;

Como el amor en verano.

Me vacío y finalmente

-tras pequeños retoques y descansos-

Reniego de lo escrito

O me entusiasmo

Con lo salido de mi mano.

Y me quedo en silencio,

Contemplando

Como danzan, hermosas, las palabras

En su secreto jardín

No sé ni dónde, ni cuándo.

Anuncios

Publicado por

Robinson

“Suponga, le dije, que un día nos rescatan ... ¿No lamentará no llevar con Usted al regreso algún tipo de diario de estos años de naufragio para que todo cuanto ha pasado no muera en el olvido?” FOE. J.M. Coetzee

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s