La vida secreta de las palabras

Te pido que me leas

Para ver, en tus ojos,

Mis ensayos

Y utilizar, tu fugaz gesto,

Como espejo de mi escritura

Y sus estragos.

Te pido que me leas

Y me preguntas

Acerca de su significado;

Qué sé yo de eso

-amiga mía-

Yo no soy más que el pararrayos!

Abro el cuaderno

Y trazó mis líneas,

Cuando empieza la tormenta,

Y me ahogo

En cada uno de sus charcos.

De un tirón;

Como charlar con el amigo.

De un tirón;

Como el amor en verano.

Me vacío y finalmente

-tras pequeños retoques y descansos-

Reniego de lo escrito

O me entusiasmo

Con lo salido de mi mano.

Y me quedo en silencio,

Contemplando

Como danzan, hermosas, las palabras

En su secreto jardín

No sé ni dónde, ni cuándo.

Anuncios

De cuando la experiencia, es un freno

No me acuerdo,

Dices,

Y cierras la posibilidad

Dando un portazo.

Te acomodas

En los brazos del futuro,

Respiras hondo

Y dices adiós, sin un abrazo.

Jineta del caballo

Del destino,

Mirada al frente,

Equipaje escaso.

Ausente de experiencias,

Tu camino

Y tiempo, al frente,

Para gozar despacio.

Mejor esperar … esperar mejor

Cuando te vas,

Ordenado y brillante pensamiento,

Se desvela, en el caos de tu ausencia,

El verdadero sentido.

Cuando me dejas,

Y ya tu claridad no insufla aliento

Y todo lo estropeo y lo arruino.

Y se oscurece el día,

Y se enfría el viento

Y, en junio, preguntas por tu abrigo.

Cuando la cara sonriente de la vida,

Se muda al otro lado de la luna

Y vuelven las sombras

De mi infancia a tu pasillo.

Cuando el descanso

Se hace demasiado

Y lo que buscas es desconocido,

Dan ganas de esperar tras las ventanas

A que vuelva el amor,

De la tundra del olvido.

Para el futuro, te recuerdo.

Mirar hacia atrás

Es una pose,

Un leve recuerdo,

Una oración subordinada.

Mirar hacia atrás 

Es un derroche,

Una noche sin sueño,

Un gesto y, después, nada.

Mirar hacia atrás

Es la esperanza

De encontrarte, al tiempo,

Joven, feliz y abandonada.

Mirar hacia atrás,

Es la semblanza

De un tiempo pleno,

Que camina detrás de mis palabras.

Mirar hacia atrás

Son mis recuerdos,

El rumor de mis sueños,

La razón de mi ansia,

Y venir del presente

Y volver al futuro

Y hacerlo contigo;

Poderosa, libre, enamorada.

Me bastan las palabras

Cuando el fulgor

Me deslumbra,

O el vacío me desvela.

Cuando amo

A los que me rodean

O me siento, por ellos, rodeado.

Cuando claramente te distingo

O desapareces de mi lado.

Cuando un inespecífico deseo,

Me ocupa

Y me siento devorado.

Cuando espero,

Como yo espero,

Deficientemente y trastornado.

Cuando la lluvia avanza

Y moja mis sueños

Y seca y amojama mi pecado.

Cuando no sé mirar

Y ver la magia

En lo pequeño,

Cuando se encoge

Mi ánimo y parece robado.

Me bastan las palabras,

-Y tus ojos-

Para que brote el jardín 

Desde adentro; bien amado!